Wall Street Easy

Argentina: fuego contra fuego para mitigar la presión del dólar

Argentina: fuego contra fuego para mitigar la presión del dólar

En los últimos 2 meses, el peso argentino ha caído –40% ante el crecimiento del dólar, por lo que el BCRA deberá tomar acciones al respecto.

Argentina: fuego contra fuego para mitigar la presión del dólar

LA NOTICIA
En los últimos 2 meses, el peso argentino ha caído –40% ante el crecimiento del dólar, por lo que el BCRA deberá tomar acciones al respecto.

DAME CONTEXTO
El segundo trimestre del año estuvo marcado por la gran fortaleza del dólar, por lo que las monedas emergentes comenzaron a sentir la presión, especialmente el peso argentino.

EXPLÍCATE
El fortalecimiento del dólar ha golpeado con mayor fuerza a los países emergentes que tienen una proporción elevada de su deuda total en moneda extranjera, y Argentina encabeza esta lista.

¿ENTONCES QUÉ HARÁ EL BANCO CENTRAL?
Es probable que el Banco Central de la República Argentina empiece a vender dólares para intentar mitigar el debilitamiento de la moneda nacional.

¿ALGO MÁS?
La mayoría de los inversionistas supone que la estrategia del banco central para hacer frente al dólar será una subida de las tasas de interés; sin embargo, este más bien podría ser el último recurso en la mira.

PARA NO PERDER DE VISTA
El aumento de una de las tasas de interés más altas del mundo puede tener un gran impacto en el crecimiento de la economía y, en consecuencia, en las cuentas fiscales, lo que supone un empeoramiento de los fundamentos en lugar de fortalecerlos.

EN FIN
De momento, solo existen posibles escenarios, pero los expertos sugieren que el banco central argentino apostará por la venta de dólares en lugar de una subida de las tasas. Queda esperar hasta el 10 de julio, cuando la institución anunciará los cambios en la política monetaria del país.

COMPARTIR
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Otros POSTS RELACIONADOS

Copyright © 2017 Wallstreeteasy Llc. Todos Los Derechos Reservados.

.

.